Ya hace más de 40 años que nació la variedad de marihuana Skunk, una de las líneas más estables, considerada de las más puras y de las más populares para hacer todo tipo de cruces e híbridos.

Su nombre en inglés significa “mofeta”, nombre que se le dio por su potente olor, un factor muy importante a considerar si queremos cultivar marihuana Skunk en interior, ya que no pasa desapercibido y necesitaremos aplicar sistemas eficaces para eliminar el olor a marihuana.

Con una composición del 75% de Sátiva y 25% de Índica, recoge muy bien las características de cada una de estas variedades de marihuana. Nos proporciona un aroma y sabor exquisitos por su parte Sátiva, y un corto periodo de floración de unos dos meses aproximadamente, por su parte de Índica. Todo ello, ofreciendo un cogollo central abundante y unas ramas gruesas con brotes generosos.

La comodidad para su cultivo hace que la Skunk sea muy popular y sea una de las variedades de marihuana más cultivadas, ya que es elegida tanto por los más experimentados como por aquellos que quieren iniciarse en el cultivo del cannabis.

 

Historia y origen de la Skunk

 

Su origen lo encontramos en California a principios de los años 70. Se habla de diversos creadores, algunas fuentes dicen que el inventor fue un solo hombre, el famoso Sam, The Skunkman. Otras hablan de un grupo de cultivadores de Sacred Seeds que el mismo Sam dirigía.

Sea como sea, está claro que todos trabajaron para encontrar y desarrollar esta nueva línea genética de manera estable que se convertiría en la madre de muchas otras variedades. Además, el hecho de que la marihuana haya tenido que lidiar con la ilegalidad según épocas, países y actividades comerciales, siempre hace más difícil encontrar documentación que acredite algunos de los acontecimientos.

 

Catálogo Cultivators Choice de 1985

Catálogo de Cultivators Choice con el sello de Sacred Seeds, 1985.

 

Sacred Seeds era un colectivo de expertos cultivadores que, en los años 60, empezaron a trabajar con las diferentes líneas genéticas y se centraron en crear una línea estable, la Skunk. Por aquellos años, un hombre llamado Jingles de la zona de Humboldt, Bay Area, al norte de California, había cruzado Índica Afghanis con Columbian Gold y la mantuvo años en privado hasta que se hizo popular en la zona.

Entonces, Sacred Seeds empezaron a trabajar en lo que se convertiría en la Skunk #1, donde añadieron el componente del Acapulco Gold que la haría más estable y aportaría más volumen de flores. La llamada Skunk #1, considerada la original, está compuesta por un 25% de Índica (Afghanis), y un 75% de Sátiva (25% de Mexican Acapulco Gold y 50% de Colombian Gold). Después de criar cientos de plantas, se realizó una selección con las mejores hembras y los mejores machos. Además, se analizaron los niveles de THC que ascendían al 15%.

En el año 1977 ya tenían las primeras semillas Skunk #1 a la venta y cada año se agotaban todas las existencias. Aunque la buena racha de Sacred Seeds duró poco, ya que en el 1982 hubo una redada policial, Sacred Seeds tuvo que cerrar con las nuevas políticas de Ronald Reagan. Y Sam, que había sido detenido y puesto en libertad con rapidez, se trasladó a Amsterdam, una ciudad donde la marihuana era algo más bienvenida, fuera de la prohibición estricta que vivían en Estados Unidos. Este hecho determinó una expansión importante de la Skunk a nivel europeo y mundial. En Holanda se comercializaba con el hachís que provenía de Marruecos pero nunca antes habían conseguido tener un cultivo con tal calidad y el aroma y efecto de la Skunk que les trajo Sam.

 

Sam, The Skunkman

 

¿Quién había detrás de uno de los nombres más relevantes de la cultura cannábica moderna?  Sam The Skunkman, en realidad, se llamaba David Watson, y cuando llegó a Holanda se presentó como Sam Selezny. Él mismo siempre aseguró ser el creador único de la variedad Skunk. También afirmó en su propio blog que era falso que le hubieran detenido y que había estado en la cárcel. Aunque por otro lado, algunos miembros del antiguo Sacred Seeds y otras fuentes constatan que fue un trabajo en equipo bajo su mando, entre otros detalles.

El día de la redada en su almacén de Sacred Seeds, le detuvieron. Sin embargo, ya lo tenían todo preparado con sus abogados y consiguieron soltarlo a las pocas horas. De ese modo, Sam volvió a la nave donde recuperó gran cantidad de material y logró salvar muchas semillas y el trabajo de 10 años.

 

De California a Ámsterdam

 

Yellow Mellow, el primer coffee shop en Ámsterdam.

Yellow Mellow, el primer coffee shop en Ámsterdam.

 

Tan solo un mes después de salir de la cárcel, Sam, the Skunkman, fue invitado por Wernard Bruining, el propietario del primer coffee shop Mellow Yellow y Ed Roshental, jefe de redacción de la sección de cultivo de la revista High Times. En breve, Sam empezaría a trabajar de redactor y también en el grow y coffee shop de Wernard, donde estaba permitido vender marihuana y hachís desde el 1976.

Años después, Sam propuso a la revista High Times organizar un campeonato de copas al estilo de Santa Cruz, en California, y en 1988 se celebró la primera High Times Cannabis Cup. La ganadora de la competición fue la variedad Skunk #1 del banco de semillas de marihuana Sam The Skunkman. Su aroma, su sabor y su efecto cautivaron al mercado para largo.

En Holanda, Sam vendió las primeras semillas bajo el sello de Cultivators Choice. Otra parte de las semillas fueran compradas por Neville Shoenmakers, dueño del banco de semillas de marihuana The Seed Bank. Es todavía hoy una incógnita saber cómo lo hizo, pero Sam logró salir de Estados Unidos con 250.000 de semillas.

 

 

Cultivators Choice, banco de semillas de Sam The Skunkman

Cultivators Choice, el banco de semillas de Sam The Skunkman.

 

A partir de esta repartición de la Skunk, cada banco fue trabajando su propia versión, dando así paso a dos variaciones de la Skunk #1. Por un lado, el banco de Sam obtuvo la línea “Sweet Skunk”, con un aroma más suave y dulce, con un efecto más tranquilo, típico de la Sátiva, para no quedar destrozado después del colocón. Mientras que el banco de Neville evolucionó con la versión “Roadkill Skunk” que tiene las características de la Índica Afgana con un aroma más intenso y un efecto relajante, conocido como “couchlock”, que viene de apalancarse en el sofá y ayuda a conciliar el sueño.

Hoy en día aún se cree que Sam (David Watson) siempre ha colaborado con la DEA para filtrar información y delatar otros cultivadores y actividades comerciales e ilegales de cannabis.

 

Nuestras variedades de semillas SKUNK en Ripper Seeds

 

Old School

 

 

 

Criminal