+34937250967 9:30h - 18:00h GMT+1
  • es
  • en
  • fr

Cuando hablamos de formas de cultivo de semillas de marihuana y métodos diferentes mi opinión es clara: biológico, siempre. Mi mayor preferencia es el sabor particular de cada variedad de cannabis y eso solo se puede conseguir con un cultivo en tierra y usando fertilizantes “Bio”. De esta forma nuestro cultivo, nos puede dar con total seguridad el mayor índice de sabor y olor en nuestras plantas de cannabis.

 

 

Emulando a la naturaleza, cultivo biológico

 

En la agricultura biológica se tiene como principal fundamento la sostenibilidad de todos los elementos del medio. La simbiosis de todos estos elementos, ya sean animales, plantas o el medio ambiente hace que queden en conexión sin alterar el ritmo el uno del otro y ayudándose a seguir un ritmo de crecimiento natural.

En los cultivos de cannabis no siempre podremos emular la naturaleza al 100%, y mucho menos si cultivamos en interior. No por eso tendremos que recurrir a fertilizantes e insecticidas químicos, ya que disponemos en el mercado actual de un gran número de marcas que nos ofrecen productos “bio”, aunque no todas las marcas que usan la palabra “bio” en sus productos están ofreciendo un producto 100% biológico.

Algo muy importante y que me gustaría que quede claro es que en los cultivos biológicos no se alimentan a las plantas, sino que tenemos que alimentar los microorganismos del suelo que serán los encargados de alimentar de forma mas digerible a las plantas.

El uso de Micorrizas y Trichodermas en todas las fases del cultivo es uno de los pilares básicos si queremos hacer un cultivo biológico. Estas serán las encargadas de regular la microvida del suelo y con ello veremos incrementada la resistencia de la planta frente a agentes adversos.

Hay que tener muy en cuenta que solo observando nuestras plantas a diario y prestando el máximo de atención en sus rasgos tanto físicos como genéticos, podremos llegar a determinar sus necesidades en cada momento.

 

 

Fijadores de nitrógeno en la naturaleza

 

Encontramos bacterias encargadas de fijar el nitrógeno en el suelo. Las podemos clasificar en dos grandes grupos:

  • Las simbióticas, específicamente las leguminosas como sería el Rhizobium.
  • Y las libres, que viven en el suelo y no necesitan de la planta para su reproducción.

En cultivos de exterior podemos prever con antelación a la siembra de nuestras plantas de cannabis y poner judías verdes en su mismo sitio. Con esto veremos reducido el gasto en abonos nitrogenados, ya que las bacterias del suelo aportadas por las judías serán las encargadas de fijar el nitrógeno ambiental en nuestro suelo de cultivo.

En mi opinión no hay mejor forma de dar nitrógeno de forma natural a nuestras plantas, y si de paso podemos recoger una buena bolsa de judías verdes, mejor que mejor.

En próximas publicaciones veremos la forma de preparación de nuestros fertilizantes y el uso que damos de ellos.
Jhonny-pot