Llega el verano, el calor, la humedad… y los hongos, encantados por la combinación de todos estos factores, llegan a nuestro cultivo de marihuana. Así que, aunque en cultivo exterior sea más difícil controlar la temperatura y la humedad que en cultivo interior, hagamos un repaso al porqué podemos tener hongos y cómo podemos tratarlos.

 

Plaga de Hongos en tu cultivo cannábico

Fotografía de Cannabislandia

Hongos, la plaga microscópica: Botrytis, Oídio, Mildiu y Fusarium

 

Hay muchos tipos de hongos, pero nos centraremos en los que nos podemos encontrar con mayor frecuencia para saber cómo detectarlos y qué hacer para frenarlos y eliminarlos de nuestro cultivo de marihuana. A diferencia de otras plagas de insectos, los hongos son microscópicos y sólo podremos darnos cuenta una vez veamos los primeros signos del mal que están haciendo.

 

BOTRYTIS

 

La botrytis es la plaga de hongos más común que te puedes encontrar en el cultivo de marihuana. La propician las temperaturas entre 15 y 25ºC, la poca ventilación y la concentración de humedad. Los cambios drásticos de temperatura entre la noche y el día, por ejemplo, generan fácilmente esta humedad. Se extiende muy rápidamente, por días e incluso horas. Préstale atención porque es muy duro echar a perder meses de trabajo en tu cultivo en un momento, sobretodo en esta época del año.

 

Síntomas

La Botrytis es muy fácil de detectar rápidamente ya que aparece en forma de moho gris. De hecho, este hongo también es llamado muchas veces popularmente de ese mismo modo. Veremos necrosis en tallos y hojas. El tejido de la hoja cambia de color y de textura. Se oxida, se pudre, se seca, se degrada y veremos manchas de un aspecto marrón y grisáceo. También podemos ver cómo toma esa vellosidad típica del moho. La podemos encontrar sobretodo en los cogollos, los seca, quedan como granulados y aparece moho con aspecto de algodón por el interior.

 

Cómo combatirlo

La humedad es la causa principal que aviva esta plaga, así que deberemos ventilar bien la zona de cultivo para reducir la humedad. Si hemos tenido plaga de orugas, seguramente vas a tener números de tener botrytis, ya que los diminutos excrementos que va dejando la oruga a su paso, pueden generar este tipo de hongos. Después de eliminar las orugas, presta atención a los signos e intenta prevenirlo a toda costa.

Si tu planta de cannabis está sufriendo botrytis, lo primero que hay que hacer es cortar toda la zona infectada, incluso un poco más por si hay partículas infectadas microscópicas que ya se están extendiendo. Después de sanear la planta, desinfecta bien la zona de cultivo y las herramientas que hayan tenido contacto para evitar restos.

Incluso se aconseja podar algunas hojas más, justamente para que no se acumule dicha humedad y corra el aire entre la planta. Puedes acudir a los fungicidas aunque no te garantiza que vaya a eliminarlos, y estarás dejando restos químicos. También puedes probar con fungicidas orgánicos como el propóleo o la cola de caballo para prevenirlo.

 

Botrytis en los cogollos de marihuana

Fotografía de Greencultured

 

OÍDIO

 

Síntomas

Este hongo también resulta fácil detectarlo. Nos deja una capa de polvo gris o blanquecino, tipo ceniza. Veremos manchas grises o blancas que empiezan apareciendo por las hojas y si no lo frenamos, sigue por el tallo y los cogollos. Al retirar el polvo, veremos como nos queda esa parte amarilla, ya que no deja hacer la fotosíntesis correctamente.

 

Cómo combatirlo

El oídio aparece a partir de 20ºC, humedad alta y cambios drásticos de temperatura, así que podemos jugar con estos valores para mantenerlo a raya: bajar la temperatura, si tienes cultivo interior, reducir la humedad, ventilar el espacio, etc. Uno de los componentes biológicos que funciona para este hongo patógeno es el Thricoderma Hanzianum, que se usa a menudo para sembrar y justamente prevenir este tipo de hongos. A nivel preventivo, tenemos otros productos biológicos como la cola de caballo o el propóleo.

Aunque si ya tenemos la plaga encima y no hay manera de eliminarla, siempre que estemos dentro del periodo de seguridad en la fase de nuestra planta cannabis, podremos acudir a pulverizar fungicidas químicos que contengan elementos como el Ciproconazol, el Tetraconazol o el Triadimenol, que suelen ser muy efectivos contra el Oídio.

 

Oídio en hoja de cannabis

Fotografía de CultivandoCannabis

 

MILDIU

 

El mildiu es parecido al oídio y podríamos confundirlo fácilmente. Así como el oídio aparece en la parte superior de la hoja, el mildiu suele originarse en el reverso, aunque seguramente nosotros veremos sus signos por encima de la hoja donde aparecen manchas amarillentas y translúcidas, como si fuera aceite.

 

Síntomas

Suelen ser marcas grasientas que pueden verse por los bordes de la hoja de marihuana, que cambia a amarillo y marrón, la seca y la pudre. Por debajo de la hoja es donde podría aparecer ese polvo blanco parecido al oídio.

 

Cómo combatirlo

Como en las anteriores plagas de hongos que hemos citado, también aparece por humedad, temperaturas moderadas entre 15 y 25ºC. El mildiu puede infiltrarse por las heridas de la planta a través del riego y aparecer después de las lluvias. Equilibrar estos valores nos ayudará a prevenirla así como el propóleo, cola de caballo y el caldo bordelés.

 

El hongo Mildiu en hojas de marihuana

Fotografía de Fumatinga

 

FUSARIUM

 

El fusarium es un hongo que habita en el sustrato. Bloquea los vasos bloqueando el paso de savia y de nutrientes. Eso hace que la planta de marihuana se marchite y se pudra.

 

Síntomas

Veremos como las hojas más viejas se pudren rápidamente y los tallos se pudren desde la base, y veremos que el interior del tallo coge un color marrón e incluso rojizo.

 

Cómo combatirlo

Como los demás hongos, los 3 elementos de temperatura, humedad y ventilación son básicos. También puede darse por tener pocas horas de luz. A partir de ahí, uno de los preventivos biológicos más efectivo es el Trichoderma, que deberemos aplicar al sustrato de la maceta y no usar otros químicos que lo eliminarían.

Algo que también debemos tener en cuenta es no pasarnos con los fertilizantes ya que un exceso de nitrógeno, por ejemplo, propiciaría el fusarium que luego es muy difícil de eliminar y casi nos obligará a desechar toda la planta si queda muy infectada. Lo peor de este hongo es que pudre la base del tallo y eso hará difícil recuperar nuestra planta de marihuana.

Como comentamos anteriormente, también es importante limpiar toda la zona de cultivo y las herramientas que han estado en contacto para no contagiar el cultivo.

Centro de Preferencia de Privacidad

Necesarias

Permite saber si se han aceptado las cookies por parte del usuario.

rememberMe7698, viewed_cookie_policy

Publicidad

Se utilizan para recordar tus preferencias de navegación.

1P_JAR

Analítica

Permiten cuantificar el número de visitantes y analizar estadísticamente la navegación que hacen los usuarios. Gracias a ello podemos estudiar el uso del sitio Web, y mejorar así la oferta de productos o servicios que te ofrecemos.

_ga, _gat, _gid

Otras

No hay productos