+34937250967 8:00h - 15:00h GMT+2
  • es
  • en
  • fr

Probablemente los ácaros sean una de las plagas más invasoras y dañinas que nos podamos encontrar tanto en cultivo interior como en cultivo exterior de plantas de marihuana.

La araña roja y toda la familia de los ácaros y los microácaros perjudican nuestra planta gravemente. Con sus dientes diminutos, muerden y perforan las hojas para alimentarse y extraer la clorofila de la misma, que es un componente vital para la fotosíntesis y el buen crecimiento de cualquier planta.

La saliva de la araña, además, tiene toxinas y sustancias que la hacen enfermar provocando que nuestra planta de cannabis quede débil ante otros posibles plagas como los hongos y otras bacterias.

Araña roja en planta de marihuana

Podemos acabar teniendo una plaga sin darnos cuenta. La podemos traer de fuera de casa, en nuestra ropa, zapatos, el pelo… o, al ser tan minúsculos, pueden venir con otros insectos o con nuestras mascotas. También pueden aparecer al desequilibrarse algún parámetro en el ecosistema, o por excesos o falta de agua, exceso de abono líquido, exceso o déficit de sol, baja biodiversidad, etc.

Se reproducen de manera exponencial, por lo que la invasión es rápida y puede matar a nuestra planta en cuestión de días. Los huevos ya están maduros en 3 días y a los 5 días después de salir del huevo, los ácaros ya son adultos y las hembras volverán a poner la siguiente generación de huevos. Cada una puede poner unos 50 huevos de media, así que se pueden multiplicar con gran velocidad.

 

¿Cómo detectar si nuestra planta de marihuana tiene ácaros?

Los microácaros son casi imperceptibles por el ojo humano, por no decir prácticamente invisibles. Pueden medir alrededor de los 0.2 mm, así que son difíciles de ver hasta según con qué microscopio doméstico.

Sin embargo, tenemos algunos signos para detectar si tenemos ácaros en nuestra planta de marihuana:

  • Son translúcidos, con tono amarillento y se desplazan muy rápido.
  • Son sensibles a la luz por lo que se esconden en el centro de la planta, por ramas u hojas recién salidas, o incluso entre los cogollos donde empezarán a tejer su telaraña.
Telarañas en planta cannabis

Fuente de la fotografía: LaMarihuana.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Puntos blancos en las hojas o manchas muy pequeñas.
  • Telarañas muy finas debajo de las hojas y las ramas. Simplemente con que veamos un pequeño hilo transparente entre la planta, ya deberíamos sospechar de ácaros o alguna arañita en nuestro cultivo y actuar antes de que se multipliquen.
  • Hojas amarillentas. Si la plaga se ha extendido y está avanzada, podremos ver cómo las hojas cambian de color, señal que está perdiendo la clorofila, que dota de color verde a todas las plantas. Esto puede impedir que la planta siga su crecimiento correctamente y, en el peor de los casos, acabe muriendo.
  • Hojas y planta marchita. Podremos observar cómo las hojas se arrugan y se deforman, se ondulan.
  • Pistilos de color marrón. Los pistilos se oxidan y cogen un tono marrón.
  • Nuestra planta de marihuana y sus flores dejan de crecer. Con la plaga, la planta se queda sin el alimento y fuerza suficiente para desarrollarse correctamente, así que veremos cómo se estanca e incluso cómo se reduce. Los pistilos y los tricomas disminuyen y no brotan nuevas flores.

 

Cómo prevenir los ácaros

A estas alturas tenemos claro que es mejor prevenir que curar. Y en el caso de nuestro cultivo de cannabis, será mucho mejor prevenir desde las primeras fases de crecimiento ya que una vez entramos en la fase de floración y tenemos flores y cogollos, reducimos las opciones aplicables a la planta si la queremos para el consumo.

Aunque pensemos que esto no nos va a pasar a nosotros, no vale la pena arriesgarse teniendo al alcance algunas prácticas sencillas:

  • Bajar la temperatura de la zona de cultivo. Los ácaros están cómodos en un ambiente cálido y seco. Así que, sobretodo si se trata de un cultivo interior, podremos jugar con la temperatura sin perjudicar a la planta, que también necesita calor. Podríamos mirar de bajar la temperatura a menos de 20ºC.
  • Compost orgánico y mantillo para el suelo. Aportarán depredadores naturales que controlarán la invasión de ácaros.
  • Aceite de nuez de Neem. Es un insecticida biológico que previene la aparición de la araña roja y otros ácaros.

 

Qué hacer si ya tenemos ácaros: cómo eliminar la araña roja

Echar agua para matar araña rojaFuente de la fotografía: Cannabislandia

No es muy recomendable usar insecticidas después de entrar en la fase de floración. Los insecticidas son bastante tóxicos, pueden perjudicar la planta o al consumidor, así que deberemos sopesar qué nos conviene más según el estado de la plaga que tengamos y cómo veamos nuestra planta de marihuana. Una buena opción es usar los insecticidas biológicos o depredadores naturales.

  • Depredadores naturales:  Se alimentan de ácaros y nos podrán ayudar a solucionar la plaga de ácaros eficazmente. Eso sí, una vez estos desaparezcan, ellos también lo harán para buscar alimento. Amblyseius californicus son los más comunes pero hay otros insectos que nos ayudarán a hacer la misma función: Tisanópteros, Orius, Geocoris, Frankliniella occidentalis.
  • Rociar la planta con agua. El agua hará que su casa de telarañas se destruya y también les hará caer de las hojas, quedando sin alimento, por lo que ayudará a que mueran debilitados. Aquí lo importante es que echemos agua a la planta con algo de presión para que desplace a los invasores y nos dé resultados, siempre intentando que nuestra planta sufra lo mínimo y no se rompa. Podemos usar una manguera donde podamos regular la presión o un pulverizador que tenga un mínimo de fuerza.
  • Aspirar las hojas. Con cuidado, podemos aspirar la planta para absorber los ácaros y desechar los restos lejos de la planta.
  • Insecticida químico acaricida. Si nos encontramos en fase de crecimiento, no en fase de floración, o si la planta no está destinada al consumo, siempre tenemos la opción de un insecticida químico y más potente si las anteriores opciones no nos han funcionado y vemos que la plaga se está disparando por momentos. Esta opción erradicará desde huevos y pequeñas larvas hasta ácaros y microácaros adultos y maduros.
  • Productos naturales. Puedes probar con productos biológicos que no sean perjudiciales para el consumo humano como: infusión de Tanaceto, decocción de ajo, piretro o pelitre de Dalmacia, etc.
  • Eliminar la planta infectada. Si tienes un cultivo con varias plantas de marihuana y ves que la plaga está ya muy avanzada en una de ellos, aunque sea triste, deshazte de ella. Quizá vale la pena sacrificar una pequeña porción del cultivo antes de ver cómo van cayendo las demás una a una y rápidamente. Deshazte de ella y limpia bien la zona con lejía y a conciencia, e intenta cuidar las otras con las medidas preventivas que hemos ido comentando anteriormente.

Esperamos que esta guía te sirva para seguir cuidando de tu planta de cannabis.

También puedes leer otros artículos sobre plagas, como las plagas de orugas, en nuestro mismo blog.

Centro de Preferencia de Privacidad

Necesarias

Permite saber si se han aceptado las cookies por parte del usuario.

rememberMe7698, viewed_cookie_policy

Publicidad

Se utilizan para recordar tus preferencias de navegación.

1P_JAR

Analítica

Permiten cuantificar el número de visitantes y analizar estadísticamente la navegación que hacen los usuarios. Gracias a ello podemos estudiar el uso del sitio Web, y mejorar así la oferta de productos o servicios que te ofrecemos.

_ga, _gat, _gid

Otras

0