+34937250967 9:30h - 18:00h GMT+1
  • es
  • en
  • fr

De todas las tecnologías y métodos que existen para mejorar y prolongar las producciones vegetales, la incorporación del CO2 es probablemente la más rápida, simple y sencilla de ellas en el cultivo de marihuana. Cada especie tiene unos niveles máximos de CO2 que puede absorber, pero en según que especies y con el aporte de CO2 necesario el incremento del crecimiento puede ser de hasta un 40%.

 

Dos conceptos a explotar en el cultivo de marihuana

Es básico para todos saber de qué estamos hablando en cada momento. Por ese motivo, para evitar confusiones en lo que resta de texto, conviene dejar claros algunos conceptos:

  • Renovación de aire: Nos referimos a renovación de aire cuando cambiamos el aire del habitáculo por otro nuevo, o sea, sacamos el aire viejo y lo cambiamos por aire puro.
  • Recirculación de aire: Removemos el mismo aire que se encuentra en el habitáculo, para que esté en movimiento, mediante ventiladores.

 

¿Por qué el CO2 ayuda?

 

La fotosíntesis es el proceso con el cual las plantas inhalan CO2 del aire y lo combinan con el agua, y usando la energía de la luz, producen azucares y oxígeno.

Las plantas no pueden moverse para buscar aire nuevo, por lo que el aire ha de renovarse periódicamente para que la planta no pare el proceso de producción de los azúcares necesarios para crecer.

Cuando renovamos el aire, el CO2 es añadido en grandes cantidades y la planta responderá con un crecimiento vigoroso. Por lo tanto, es vital tanto una buena renovación de aire mediante entrada/salida, como una buena ventilación interior.

 

Carencia de CO2

Muchos principiantes cometen el error de no pensar en la importancia del CO2 en un área cerrada. En un habitáculo de crecimiento las plantas rápidamente consumen el CO2 y lo convierten en oxígeno. Cuando las plantas han absorbido un tercio de este CO2, el crecimiento se vera rápidamente obstaculizado, y la planta parará de crecer.

La situación es más seria en áreas sin ningún tipo de recirculación del aire, debido a que las plantas crean un microclima alrededor de las hojas. Esta pequeña área queda vacía de CO2 muy rápidamente debido al contacto directo de las hojas con esta. Si hacemos recircular el aire constantemente, evitaremos el contacto de las hojas con el aire carente de CO2.

La renovación de CO2 es necesaria siempre, aún en una sala con una buena recirculación. Una sala cerrada repleta de plantas sanas puede carecer de CO2 en tan solo una hora más o menos. Los clones, semillas de cannabis o plantas pequeñas no gastarán tanto CO2, pero aún así necesitan de una buena renovación.

 

Medición del contenido de CO2

El CO2 se calcula y remide en partes por millón (ppm). El aire suele contener alrededor de 300 ppm y el aire de ciudad hasta 450ppm.

Muchas investigaciones sitúan el nivel ideal máximo para un crecimiento exuberante alrededor de los 1500 ppm, casi 5 veces la cantidad de CO2 del aire.

 

Antes de empezar

Antes de escoger un sistema de producción de CO2 tened en cuenta que el CO2 no es el único factor importante para un buen crecimiento. Si alguno de los factores es ignorado, todos vuestros esfuerzos con el aumento de CO2 serán en vano.

Los factores son:

1-.Ventilación
2-.Temperatura
3-.Humedad

Ventilación

  • Circulación y ventilación del aire: Si inyectamos CO2 en una habitación sin recirculación, el CO2 caerá a los pies de la habitación y se quedara allí, ya que el CO2 pesa. Aún con ventilación moderada, el CO2 no llegará a las hojas.
  • La clave para mantener los niveles internos de CO2 es la circulación. Las plantas notan los beneficios del constante soplo de CO2. Muchos cultivadores usan una doble capa de circulación. Una capa de ventilación a la altura de las plantas y otra a nivel del suelo para remover el CO2 pesado.
  • Circulación del aire vertical: Mover el aire verticalmente ayuda a remover el CO2 y evitar los puntos débiles (microclima) de la cámara de cultivo. El aire frío del suelo es movido hacia las lámparas calientes, bajando la temperatura, a la vez que hacemos subir el CO2 otra vez.
  • Renovación de aire y ventilación: Incluso cuando suplimos de CO2, la ventilación es necesaria para remover el aire viciado creado por las plantas, así como la renovación para expulsar el exceso de oxigeno creado por estas. Es conveniente alternar bien los ciclos.
  • Conceptos básicos de ventilación: Asumiendo que el CO2 es suplido mediante renovación, la velocidad alta y la periodicidad de evacuación es deseable para hacer el cambio de aire lo más rápidamente posible. Si el CO2 no es renovado, de nada sirve ventilar.

 

Control de temperatura y humedad

Es necesario el uso de aparatos de medición del clima, tanto para temperatura como para humedad. Los rangos deseados son:

1- Temperatura: el mejor rango es entre 19-24ºC. Algunas pruebas indican que la mejor temperatura para la absorción de CO2 es 24ºC con 1500ppm. Otros experimentos demuestran que no debe bajar de 18ºC. La temperatura ideal estará en un término medio, alrededor de los 22ºC.

2- Humedad: se sitúa la humedad ideal entre 40% y 65%. Con un 65% de humedad todo funciona, pero pueden ocurrir problemas con humedades más altas.La reproducción de hongos se para cuando la humedad es baja y constante.

Algunos cultivadores pasan por alto que la humedad sube durante el periodo de oscuridad. Algunos cultivadores encienden los ventiladores solo al mismo tiempo que las luces. Esto agudiza el crecimiento de moho durante el ciclo nocturno.

Para prevenirlo, debemos conectar los ventiladores también durante el periodo de oscuridad. Un deshumificador servirá para bajar la humedad y mantener la temperatura.
Si la temperatura cae en picado la humedad relativa subirá. La misma cantidad de agua disuelta en aire frío crea más humedad que cuando esta disuelta en aire caliente.
Un higrostato conectado al deshumificador puede ayudarnos a mantener la humedad constante.

Los controladores de temperatura y humedad con máximas y mínimas nos ayudaran a controlar los parámetros durante el periodo de oscuridad sin tener que entrar en el habitáculo e interrumpir el foto periodo.

 

Control de temperatura

 

El calor creado por las lámparas de alta presión puede ser un problema para algunos cultivadores. Es muy difícil mantener la temperatura entre los valores óptimos, sobretodo en verano. Hay varias soluciones a ese problema. Algunas son simples pero caras, y otras son ingeniosas y económicas. Aquí propondremos las más frecuentes:

  • Instalación de un Condicionador de aire (AC)
  • Instalación de un reflector frío ( Cooltube)

 

Aire Condicionado

Instalar un aire condicionado es una de las maneras más rápidas para evitarse problemas. Es sencillo, colocarlo en una ventana, apagar la posición de ventilador, y ajustar la temperatura. Algunas personas pensaran en el coste que esto representa, pero hay que considerar también los beneficios. La factura eléctrica puede ser realmente un problema si el electrodoméstico ha de estar muchas horas en funcionamiento. Si es así, convendría pensar en aislar en habitáculo.

Reflectores Fríos

Los reflectores fríos suelen ser una buena elección para habitáculos de reducido espacio, permitiendo reducir la temperatura entre 5-10ºC, aunque la capacidad de refracción de estos no es tan buena como la de algunos reflectores profesionales.

Control de humedad

Muchos cultivadores usan un deshumificador eléctrico para controlar la humedad.

Con el deshumificador todo es sencillo, solo hay que colocar el higrostato en la humedad deseada y el deshumificador se conectará y secará la habitación cuando la humedad supere los parámetros deseados.

Simple y económico, aunque será costoso si ha de estar todo el día conectado. Aunque cabe pensar que también ahorraremos agua, ya que el deshumificador nos proporcionará agua destilada que podemos aprovechar para el cultivo, siempre que mantengamos los filtros del aparato limpios.

De todas maneras, hay varias técnicas que suelen utilizarse en caso de no tener deshumificador:

  • Aumento de la frecuencia de renovación de aire.
    Asumiendo que la humedad exterior es más baja a la de nuestro habitáculo, es sencillo, solo hay que renovar el aire con mas frecuencia, para, por vasos comunicantes conseguir la misma humedad que en el exterior.
  • Aumento de la frecuencia de ventilación, o de la potencia de este, asegurándonos que la ventilación es completa por todo el habitáculo, y evitando bolsas de humedad indeseadas, formadas por una mala circulación del aire. Si la humedad no es igual y constante en todas las partes del habitáculo, podremos observar diferentes patrones de crecimiento distintos debidos a los diferentes microclimas que coexisten debido a la mala circulación del aire.
  • Prueba a coger el aire de entrada de otro sitio.
    El aire interior de la casa, o el aire que proviene de una zona no soleada, tenderá a contener más agua que el aire exterior que proviene de una zona soleada. Aunque también debemos tener en cuenta que el aire interior contiene un nivel de CO2 más elevado, debido a nuestra propia acción, a la de mascotas, o a las combustiones.
    El aire absorbido de zonas bajas suele contener más humedad que el aire que proviene de zonas altas.
    La situación del habitáculo de cultivo puede ser determinante en lo que a temperatura y humedad respecta. Los sótanos acostumbran a tener más humedad, pero una temperatura más constante. Los áticos suelen ser muy calurosos en verano y fríos en invierno, aunque no tienen problemas de humedad.

 

Esperamos que esta información os sea de utilidad. En breve os explicaremos un poco mas sobre la importancia del CO2 para el cultivo de marihuana.