+34937250967 8:00h - 15:00h GMT+2
  • es
  • en
  • fr

La palabra epigenética proviene del griego epi, en o sobre, y -genética. Conrad Hal Waddington, en 1942, usó este término por primera vez.

La epigenética hace referencia al estudio de los factores que interactúan con los genes para modificar la expresión de estos (fenotipo). Estos factores genéticos que son determinados por el ambiente celular en lugar de por la herencia, intervienen en el desarrollo de un organismo: desde la fecundación del cigoto en la reproducción sexual hasta su senescencia, pasando por la forma adulta, y que igualmente interviene en la regulación heredable de la expresión génica, sin cambio en la secuencia de nucleótidos.

 

Cadena de ADN

 

¿Qué es la epigenética y por qué es importante para las plantas de marihuana?

 

Se puede decir que la epigenética es el conjunto de reacciones químicas y demás procesos que modifican la actividad del ADN pero sin alterar su secuencia. Considerar las marcas epigenéticas como factores no genéticos nos alejaría de la verdadera visión de la disciplina científica. Las marcas epigenéticas no son genes, pero la genética moderna nos enseña que no solo los genes influyen en la genética de los organismos.

Tras la finalización del Proyecto Genoma Humano en el 2003, la idea que se tenía de que los seres humanos y los demás organismos son sólo fundamentalmente lo que está escrito en nuestros genes desde su concepción, está cambiando a pasos agigantados, y la ciencia avanza para lograr descifrar el lenguaje que codifica pequeñas modificaciones químicas capaces de regular la expresión de multitud de genes.

 

Esa frase tan típica de “somos lo que comemos” adquiere un gran significado. El ambiente y la alimentación interactúan entre otros factores con los genes para variar la expresión final del individuo. Por eso es relevante que las semillas de marihuana sean de máxima calidad y hereden una epigenética sana.

 

La epigenética reinterpreta conceptos conocidos y desvela nuevos mecanismos mediante los cuales la información contenida en el ADN de cada individuo es traducida. Concepto a concepto, se está descifrando un nuevo lenguaje del genoma e introduciendo la noción de que nuestras propias experiencias pueden marcar nuestro material genético de una forma hasta ahora desconocida, y que estas marcas pueden ser transmitidas a generaciones futuras.

En resumen: no solo somos lo que comemos sino que “serán lo que comemos”. La epigenética nos afirma que no solo es importante el gen sino el ambiente en el que se desarrolla y se reproduce.

Esto explicaría como el mismo clon situado en diferentes entornos tendría un resultado final distinto, o porque a veces un individuo hembra desarrolla flores hermafroditas en unos cultivos y no en otros, o incluso como es posible la reversión de sexo en el cannabis. La epigenética demuestra la interacción de alimentación, ambiente, condiciones y estrés en el resultado de la expresión genética final.