+34937250967 9:30h - 18:00h GMT+1
  • es
  • en
  • fr

Una semilla de cannabis es un ser vivo perceptible de ser activado. Contiene toda la información genética que sus parentales han imprimido en ella y lo necesario para germinar mientras espera las condiciones adecuadas para hacerlo.

Como bien sabemos el agua y una temperatura por encima de 18º grados activará el proceso de germinación. Es por este motivo que si queremos conservar durante varios años estas semillas de cannabis debemos evitar activarlas o que se deterioren.

 

Semillas de marihuana

 

Factores que intervienen en la conservación de semillas de cannabis

 

Para conservar las semillas de cannabis, tendremos que tener en cuenta principalmente tres factores:

  • Humedad
  • Temperatura
  • Luz

 

Si sigues las pautas de conservación que te daremos a continuación, podrás empezar a cultivar tu propia planta de marihuana cuando quieras.

 

Humedad: Como hemos comentado el agua activa la germinación de la semilla de marihuana, y es por ese motivo que no solo hay que evitar el agua sino también la humedad relativa alta. La humedad perfecta para la conservación de semillas de marihuana está entre un 10% y un 20%. En este aspecto, nuestro envase contiene bolas de sílice que ayudarán a reducir la humedad del contenedor y a su conservación. Aún así depositad el contenedor en un lugar seco.

 

Temperatura: Las semillas de cannabis en su medio natural se acumulan en el interior de la planta muerta, conservadas por la masa vegetal de la planta, la resina y el frió. Así, las semillas pasan un periodo de 3 a 4 meses aletargadas, esperando las primeras lluvias de la primavera y el ascenso de las temperaturas. El objetivo es mantener las semillas de marihuana en esas condiciones de temperatura hibernal, entre 5º y 8º grados centígrados.

Luz: La misma naturaleza de la planta ya nos enseña que necesita evitar la luz para su conservación. Las plantas de cannabis guardan las semillas dentro de los cálices cubiertos de resina. La combinación de cálices y resina evitará que la semilla de cannabis entre en contacto con la luz y el agua. La luz deteriora todo tipo de semillas, así que no cuesta ningún esfuerzo buscar un lugar oscuro.

 

Si tenemos en cuenta estos aspectos y los cumplimos a la perfección, una semilla de marihuana ha de conservarse en perfecto estado al menos durante 5 años. Puede darse el caso que las semillas germinen incluso 10 años después, pero habrá que utilizar métodos para ayudarlas y el índice de germinación será muy bajo.