¿Qué tipos de sustrato son mejores para mi planta de marihuana?

Llegados a esta época del año, seguramente estarás pensando en cómo cuidar tu planta de marihuana para seguir el cultivo en las mejores condiciones. Ahora es el momento de pensar en tener un buen sustrato, el material que fija nuestra planta en la maceta, para que crezca de manera sana y fuerte ya sea de cultivo interior como cultivo exterior. La calidad del sustrato será muy importante, ya que no solo nos sirve para fijar nuestra planta, sino que nutre y aportará lo necesario para un crecimiento óptimo. Los elementos básicos que hay que tener en cuenta para ello serán: el oxígeno, el agua y los nutrientes. Uno de los más importantes es el oxígeno, por lo que el sustrato elegido siempre deberá permitir que las raíces desarrollen su actividad metabólica y respiratoria vital para su correcto crecimiento, recibiendo el oxígeno necesario, estando bien aireadas para realizar el intercambio de CO2 y oxígeno sin problemas.  


  

Una gran ventaja que tenemos para el cultivo de cannabis es que es una planta que se adapta bastante bien al medio y eso hace que podamos escoger entre varios tipos de sustrato, según el tiempo que le podamos dedicar y los resultados que queramos obtener. Es importante que observemos cómo actúa el sustrato para conocer cómo se va alimentando la planta y cómo tenemos que ir regándola. Algunos sustratos harán que la planta de marihuana absorba más rápido el agua y nutrientes que otros, así que deberemos estar pendientes de cómo se va realizando esa absorción para no tener nunca la planta seca y deshidratada. También hay que cuidar que nuestra planta tenga un sustrato muy compacto donde el agua quede encharcada, porque esto podría pudrir las raíces y perjudicar el crecimiento de toda la planta. Como comentábamos antes, lo ideal es que el sustrato permita respirar la planta para que esto no pase y asimile los nutrientes de forma correcta. Cada cultivador suele hacerse su propia mezcla según lo que le funciona y le es más práctico. Además, hay que tener en cuenta que la mezcla puede ir variando en función de la fase que tu planta se encuentre. Así que es común que al trasplantar la maceta o al entrar en fases como la floración, se cambie el porcentaje de algunos elementos para ayudarla con su desarrollo. A continuación, os explicamos los diferentes tipos de sustratos que podéis encontrar para el cultivo de plantas de marihuana.    

Sustratos inertes

  Los sustratos inertes son los más apropiados para cultivos hidropónicos y no llevan ningún tipo de nutriente. Entre los más comunes de este tipo de sustrato para el cultivo de cannabis podemos encontrar:

  • la arcilla expandida
  • la lana de roca
  • el coco

Fibra de coco

  La fibra de coco es uno de los sustratos preferidos para cultivadores expertos ya que tiene muy buenos resultados. El material es totalmente natural y reciclable para que puedas usarlo en varias plantas. Su principal beneficio es que permite a la planta absorber muy bien el oxígeno y alimentarse bien y rápido gracias a su porosidad y la ventilación que nos aporta. Eso hará, por otro lado, que tengamos que regar la planta con mayor frecuencia y con menos cantidad, pero veremos que la planta se va alimentando rápido y, por lo tanto, que también va creciendo a mayor velocidad. El sustrato de la fibra de coco también permite que las raíces puedan engrosarse y extenderse por los espacios, así que tendremos una planta más fuerte. Otra ventaja es que necesitaremos menos cantidad de sustrato con fibra de coco que otros sustratos como la tierra. Ocupa más parte de la maceta y a la vez es mucho más ligera.

 

  También los encuentras en algunos formatos con perlita o con guijarros de arcilla. Los jiffys son muy populares y ya vienen preparados para que el cultivo sea muy fácil y transplantable a medida que la planta de marihuana vaya creciendo.

 

Arcilla expandida o arlita

  Se trata de un compuesto de arcilla agregada en forma de bolitas entre 7 y 15 mm, que libera el agua según la necesidad de la planta y nos ayuda a evitar enfermedades y parásitos. Este método es apto para los diferentes sistemas de recirculación y, al igual que el anterior, también nos permitirá una mayor oxigenación de las raíces y nos dará un buen crecimiento de la planta.  

Sin embargo, la arcilla expandida requiere de una preparación de limpieza previa a su uso para equilibrar el nivel de pH y el EC (electroconductividad). Antes de usarla, se recomienda ponerla en un barreño o cubo lleno de agua con un pH del 5,5. Seguramente necesitarás hacer el cambio de agua de 2 a 4 veces hasta llegar a estabilizar el pH a 5,5. Es un sustrato reciclable, así que simplemente tendrás que limpiarlo y volver a equilibrar el pH para la siguiente planta.    

Lana de roca

  La lana de roca, sustrato hecho a partir de roca volcánica, también es muy utilizado para cultivos hidropónicos de cannabis. Es sencillo de usar y muy limpio aunque quizá sea aconsejable para aquellos que tengan algo de experiencia. Como la arcilla expandida, también requiere de una preparación del bloque o cubo de lana de roca para estabilizar su pH a 5,5.  


  

Como los métodos anteriores, el sustrato de lana de roca acortará la duración del cultivo ya que el crecimiento será rápido y eficaz por su gran capacidad de oxigenación. Una vez los esquejes han cuajado en los pequeños cubos de lana de roca, se puede trasplantar al slab que acoge a un conjunto de 4 o 5 plantas en bloque para tener cosechas de monocogollos. Esto amortiza el espacio pero no podemos mover la planta de manera individual. Para ello, tendríamos una alternativa en lana de roca para tenerlas por separado: el mapito.  

Mapito

  El mapito es lana de roca desmenuzada, para poder ponerla directamente en cada maceta por separado y poder moverla a nuestro gusto.  


  

Sustratos orgánicos

 

Tierra

  La tierra es el sustrato más universal para plantar cualquier vegetal. Pero no nos sirve cualquier tipo de tierra. Es importante que no sea muy compacta y densa, sino que sea esponjosa, que permita respirar a las raíces para que crezcan con libertad y no se estanquen. Contiene nutrientes orgánicos y podemos hacer mezclas con otros elementos como: rocas volcánicas, fibra de coco, perlita, vermiculita, turba de varios tipos, etc.  

 

Turba

  La turba es un conjunto de materiales orgánicos vegetales descompuestos. Se usa para mantener la humedad y eso nos permitirá ahorrar en agua de riego. Aunque para meses y zonas de más calor, puede llegar a deshidratarse y por eso es conveniente mezclarla con otros componentes. Podemos encontrar de dos tipos:

  • Turba negra: es menos fibrosa y está más descompuesta así que su color es más oscuro. Su pH es más alto, oscilando entre 7.5 y 8.
  • Turba rubia: tiene más capacidad para retener el agua y su pH es bajo, entre el 3 y 4. También se utiliza para aportar acidez al suelo o al sustrato.

 
 

Humus de lombriz y guano

  Un abono orgánico muy eficaz durante el crecimiento de nuestra planta de marihuana es el compost o excremento de lombriz, ya que nos aporta nitrógeno. El guano o excremento de murciélago nos servirá para cuando vayamos entrando a la fase de floración, ya que al ser rico en fósforo es ideal para la formación de flores.

   

Si es la primera vez que cultivas o aún no eres muy experto, puedes empezar con sustratos que están hechos especialmente para el cultivo de cannabis con una mezcla ya preparada de varios componentes, con su porcentaje respectivo ideal para que cada uno haga su función. Según las condiciones del lugar donde estés cultivando tú mismo podrás ver qué necesita tu planta e incluso hacerte tu propio sustrato con diferentes porcentajes de cada componente.